SILUETAS

8mm

Digital

Hay cosas muy presentes de mi infancia, que aunque aparezcan en mi cabeza como imágenes borrosas o nada precisas, hay un sentimiento persistente del momento. La ventana y la pared son imaginarios a los que constantemente recurro en la exploración fotográfica (a veces, inconscientemente). Uno siempre  incita posibles y el otro siempre crea barreras. Curiosamente, estas imágenes tratan de contraponer la idea de que la ventana libera y la pared censura. Al contrario, las cortinas de la ventana atrapan y la pared propone.

Este proceso es un constante descubrimiento de la soledad en la niñez y cómo la imaginación te acompaña en un lugar cerrado como lo es en una casa. Una casa llena de adultos, que viven tres pisos arriba de tu altura, con problemas que aparentemente no entiendes; pero recibes y digieres de una u otra forma y, sin querer, se quedan atrapados en alguna parte de las historias que creas en tu cabeza.

Veinte años después rozan alguno de tus cinco sentidos.

SILUETAS